6. El carácter de FUNDA-PRO

FUNDA-PRO se constituyó como una fundación, y en esa condición fue reconocida su personalidad jurídica. El proyecto diseñado por el Gobierno y USAID para dar nacimiento a esta institución incluía que formara un Banco de la Producción. Para ello debía contar con más recursos además del préstamo estatal generado a cambio de la condonación por Estados Unidos de la cartera de FOCAS (que como hemos dicho no podía generar lucro). Para hacerlo, FUNDA-PRO convocó a todas las ONG financieras que comenzaban a existir en ese momento (entre ellas a PRODEM, de la que hablaremos más adelante) y elaboraron un proyecto de formación de un banco, el que sin embargo fracasó. Por tanto, el Banco para la Producción no existió nunca. Así que FUNDA-PRO nunca tuvo propósitos de lucro. Todas las apreciaciones de la Comisión sobre estos asuntos tienen el carácter de divagaciones sobre hechos que no sucedieron.

Debido a que FUNDA-PRO no logró convertirse en banco, tuvo que limitarse a dar créditos a otras instituciones financieras, es decir, realizó una actividad financiera “de segundo piso”. Esto ayudó significativamente al despegue de la industria micro financiera, que con el correr del tiempo se convirtió en uno de los más pujantes y originales sectores económicos del país. FUNDA-PRO se convirtió en una de las más importantes instituciones micro financieras del país. Hasta el día de hoy trabaja abiertamente y bajo escrutinio público. En cambio, si hubiera sido el “producto de un hecho de corrupción”, como se pretende, no estaría funcionando legalmente, con todas sus cuentas en orden, y contribuyendo al crecimiento de la economía nacional.

La Comisión acusadora cuestiona una y otra vez con qué respaldo legal operó FUNDA-PRO. Su visión es la muy limitada del formalismo burocrático. La verdad es que FUNDA-PRO trabajó como las demás ONG financieras que aparecieron en los años 90, es decir, bajo el amparo de la Constitución, que garantiza la libertad de todos los ciudadanos para conceder préstamos, y de las normas que se fueron estableciendo durante esta época, en algunos casos con cierto retraso, para regular un fenómeno completamente nuevo, que fue el del boom micro financiero. En todo caso, dar esta explicación no constituye una responsabilidad de Doria Medina, sino de la propia FUNDA-PRO.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *