5. La idea detrás de la creación de FUNDA-PRO

Lo que se acuerda entre USAID y el Gobierno boliviano es que los recursos de FOCAS se condonen, de modo que dejen de ser una carga para el Estado, y que la experiencia de FOCAS no se pierda, dando surgimiento a una entidad privada sin fines de lucro, que se dedique a democratizar el crédito, tal como primero quería hacer aquella. En ese momento, las micro finanzas eran una actividad de alto riesgo, que el sector privado no ponía realizar sin apoyo estatal. Con esta operación (de 21 millones de dólares) se garantizaría la condonación (de 361 millones de dólares).

Así que se decidió que USAID y la CAF auspiciaran la formación de esta entidad privada, cuyos directivos serían elegidos por estas dos instituciones y por el Gobierno de Bolivia. Ninguno de ellos obtendría ganancias por su participación en esta fundación, denominada FUNDA-PRO, porque toda fundación, como recuerda la propia Comisión acusadora, “afecta un patrimonio privado con fines sociales”. ¿Cuál es el patrimonio privado que FUNDA-PRO afectaba? La institución –y en cierta medida sus miembros– se comprometían a pagar un crédito equivalente a la cartera de FOCAS, que finalmente ascendió a algo más de 21 millones de dólares, lo que han hecho cumplidamente hasta ahora.

Por tanto, la formación por parte de FUNDA-PRO de un Banco para la Producción, con fines de lucro, que también era parte de la idea original –y que escandaliza a la Comisión acusadora–, tenía que hacerse con otros créditos y con la participación de otras instituciones financieras, no con el préstamo estatal, que, según el contrato, no podía generar lucro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *